supersticiones

El pensamiento mágico

Supersticiones, magia, energías ocultas, milagros y maldiciones

Desde que el Homo Sapiens desarrolló el pensamiento, el misterio de lo desconocido y de todo aquello que su mente no logra comprender hicieron mella en su razonamiento. El pensamiento mágico existe desde que el ser humano piensa. Es la forma de pensar más primitiva, la más básica y unida al subconsciente.

¿Qué es el pensamiento mágico ?

De modo elemental, es creer en la magia y en todo aquello que no se puede demostrar con técnicas científicas. Son razonamientos que se basan en fuerzas, energías, existencias que no se pueden demostrar con pruebas, hechos y evidencias realmente lógicas.

Las supersticiones

La gente con pensamiento mágico cree también en las supersticiones. Se trata de creencias irracionales donde se piensa que un acto, un objeto, una persona o no importa que elemento puede aportar buena o mala suerte, y que puede influir en la vida de la persona que lo cree.

A veces las supersticiones surgen de la cultura popular y se van transmitiendo de generación en generación. Pero otras veces son creadas por la persona a su gusto y delirio. Cuantos más años se vive con estas supersticiones más fuertemente arraigadas quedan a la personalidad.

Por ejemplo, caminar por debajo de una escalera apoyada en una pared en la calle puede ser imposible para una persona que piensa que hacer esto le dará mala suerte. Como todas sus generaciones precedentes lo han creído así, dejar de creerlo es casi una traición a la tribu y cultura de su gente. Pero en verdad, caminar bajo la escalera solo es un acto. Esto no puede decidir tu futuro, ni provocar nada real en tu vida. Solo es caminar bajo una escalera.

Así se ve cómo nuestras creencias si que influencian en nuestra actitud, nuestras emociones y nuestra vida.

¿Pero qué es la suerte?

La suerte es el fenómeno y la creencia que define la experiencia de eventos notablemente positivos, negativos o improbables. La interpretación naturalista es que los eventos positivos y negativos pueden suceder todo el tiempo, tanto debido a procesos naturales y artificiales aleatorios como no aleatorios, y que incluso eventos improbables pueden ocurrir por casualidad.

El epíteto “afortunado” o “desafortunado” es una etiqueta descriptiva que se refiere a la positividad, negatividad o improbabilidad de un evento. En última instancia, es un juicio de valor, pues nosotros lo vemos como positivo o negativo dependiendo de nuestras circunstancias.

¿Y la magia?

Unido a todo esto está la creencia en la magia, y esto es la aplicación de creencias, rituales o acciones empleadas en la creencia de que pueden someter o manipular seres y fuerzas naturales o sobrenaturales. Son poderes sobrenaturales y más allá de lo racional.

La magia ha estado unida a las religiones desde siempre. La Santa inquisición de la iglesia creía profundamente en la existencia de las brujas, puro pensamiento mágico, y por ello perseguía a las mujeres y también a los hombre (pero especialmente a las mujeres), los juzgaba como brujas y brujos y los condenaba a la muerte, sin existir ninguna prueba real.

Los milagros

Se puede pensar que un milagro es algo que ocurre de modo extra ordinario cuando pensabas que ya era imposible. Muchas veces es como una creencia esperanzadora de algo que por sí ocurre. Pero en este caso, ocurre porque la probabilidad de ocurrir existía. Como cuando una pareja logra tener un hijo después de muchos años intentándolo.

Sin embargo la palabra milagro se refiere también a hechos sobre naturales, relacionados con las energías ocultas y mágicas. En este caso, un milagro es igual de irracional e imposible de demostrar que la magia. No es verdad que los burros vuelen, aunque sería muy divertido.

Y por último las maldiciones

Una maldición es la expresión de un deseo maligno dirigido contra una o varias personas que, en virtud del poder mágico del lenguaje, logra que ese deseo se cumpla.

Este modelo de pensamiento mágico es bastante cruel. Resulta que si tu madre te dice que no llegarás a nada en la vida, se crea una energía negativa por la cual tu ya no eres capaz de lograr nada de lo que deseas. Pero si lo razonamos bien podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Porqué la opinión y juicio de otra persona hacia mi, hacia otra persona o hacia una situación debería tener más fuerza que lo que uno mismo piensa y razona?
    Se trata de sugestión, de lo que voy a hablar más adelante.
  • ¿Por qué esta persona piensa así?
    Puede ser una mala intención pero también una programación mental oculta de esta persona que no tiene siquiera conciencia de ello.
  • ¿Por qué los actos que realizamos en favor de lo que deseamos no tendrían que tener efectos positivos?
    Insistir es una de las mejores maneras de lograr lo que uno desea. El problema será si seguimos condicionados por aquella opinión ajena.

Otras veces las frases de maldiciones de los demás son pura rabia y violencia del lenguaje. No solo hace falta aprender a razonar sino también desarrollar un lenguaje no violento.

La sugestión

Lo que nosotros creemos tiene un poder real para modificar nuestra actitud, nuestras energías, nuestra voluntad y nuestras capacidades.

A diferencia de comprender y analizar, sugestionar es la acción de sugerir, de aceptar una idea o creencia sin crítica. La sugestión influye en la manera de pensar o de actuar de una persona de un modo que la lleva a obrar involuntariamente de una forma determinada. No hay conciencia ni razonamiento.

El patrón racional de pensamiento

Para comprender el lado opuesto a este tipo de pensamientos mágicos debemos comprender qué es realmente un patrón de pensamiento racional.

¿Cómo es un patrón de pensamiento racional?

Es una forma de pensar consciente donde se utiliza la observación, se ve la relación entre ideas y hechos, donde se utiliza una lógica de causa y efecto, y una forma de pensar basada en la objetividad, el razonamiento y la crítica.

Se dedica por ello mucho más tiempo, es decir, se piensa. No se acepta la información rápidamente. Esta es la clave del pensamiento racional, una dedicación a tomar conciencia y comprender.

Conclusión

El pensamiento mágico es una forma vaga de pensamiento donde no se razona, no se analiza, no se observa ni se compara la información. La persona queda atrapada en ideas que no se pueden medir ni demostrar de un modo objetivo, racional o científico.

Lo peor del pensamiento mágico es el gran condicionamiento y las limitaciones que generan en la persona. Es como cerrar la mente.

Comparte este tema en tus redes sociales


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *