fuego

Ejemplo 1 de Relato Corto. Comentario

HACE 1.750.000 años…..
El fuego. Las armas. El Amor.

(Autor Héctor Carlos Reis)

I. El fuego

Estaba recostado sobre una roca, mirando temeroso el cielo colmado de negros y densos nubarrones; sentía ruidos que retumbaban entre los montes y veía luces prenderse en la semi‑oscuridad. Había visto y sentido eso antes pero ahora tenía más miedo; ese fuego que salía en el horizonte de un lado y se ponía en el opuesto, luego de brillar en lo alto, se había apagado de golpe tapado por esas nubes oscuras.
De pronto algo centelleó en el espacio y vio al árbol cercano brillar como si fuera el fuego del cielo. Dio un salto, gritó su angustia y cayó de rodillas.
Con terror advirtió cómo ese árbol que le servía para alimentarse con sus frutos y protegerse durante el día con su sombra, se consumía ardiendo.
Su curiosidad pudo más que el miedo y se acercó. Sintió que ese fuego le daba calor pero no le hacía daño; se arrimó para tocarlo (siempre su curiosidad podía más que el miedo) y al hacerlo experimentó un intenso dolor; huyó despavorido. Pero se recuperó y regresó junto al árbol que seguía llameando. Quería saber qué era eso; ya no lo tocó… había aprendido a respetar esas llamas rojas. Estuvo junto a ellas observando y notó que las ramas más secas se consumían más rápido.
Juntó coraje y tomando una gran rama con el extremo encendido, regresó en busca de sus compañeros…..

II. Las armas

Se hallaban reunidos junto al fuego; sus todavía torpes manos jugueteaban con guijarros, gruesas ramas y largos huesos de animales. Eran pequeños, casi enanos y delgados; caminaban erguidos pero en forma tambaleante aunque gráciles y rápidos. Las cabezas tenían frentes incipientes y huidizas. Algunos corrían mientras otros estaban echados. Era un grupo escaso…
Repentinamente saliendo de unos matorrales cercanos aparecieron infinidad de seres más altos y robustos, también tambaleándose y de aspecto feroz; no tenían frente pero sí una poderosa mandíbula… Proferían alaridos amenazantes y acometieron golpeándose el pecho con sus pesadas manos. Al llegar los intrusos tan imprevistamente, los pequeños y gráciles retrocedieron apabullados. Las hembras con sus crías tardaron más en reaccionar y fueron golpeadas por los robustos con sus manos y brazos musculosos. Algunas fueron tomadas y arrastradas en un intento de rapto. Unos robustos intentaban robar el fuego de la hoguera pero se quemaban y proferían aullidos de dolor y de miedo.
Luego de la sorpresa de los primeros momentos, unos gráciles, tomando guijarros y huesos de fémur de antílope, contraatacaron a los robustos, tirándoles las piedras y golpeando con los garrotes en sus cabezas y cuerpos…
Los fuertes, pesados, más grandes y numerosos robustos comenzaron a retroceder temerosos y sangrantes, abandonando el fuego y a las hembras…….

III. El amor

Con un gesto suave levantando su mano y mostrando la palma el pequeño homínido se acercó a la temerosa hembra. Paulatinamente la distancia fue disminuyendo hasta quedar uno frente a otro. La hembra sabía que ya no podía escapar; su vacilación del comienzo impidió su fuga. La actitud y el ademán la apabullaron; nunca antes un macho había actuado así con ella.
Resignada, se apoyó en la tierra con las manos y las rodillas, como el resto de los animales que no andaban erguidos. Cerrando los ojos esperó el embate del macho sobre su sexo…
El pequeño homínido, con suavidad, la dio vuelta echándola sobre la hierba y mirando sus ojos con ternura la besó en los labios… La penetró delicadamente. Ella sintió un gozo intenso. Ambos rodaron abrazados durante largos instantes.
La bola de fuego se iba recostando en el horizonte y el cielo se cubrió de rojos, naranjas, violetas que fueron enmarcando a dos homínidos amantes.
La luz siguió pues una hermosa luna llena fue reemplazando con brillo de plata los últimos destellos diurnos. La pareja seguía abrazada en lo alto de una colina; contemplaban extasiados cómo una pequeña nube ocultaba de a ratos la pálida luna. Juntos esos dos cuerpos ancestrales observaban el espacio y los interrogantes pulularon en sus menudos y primitivos pero curiosos cerebros. Esa noche las estrellas cobijaron a dos homínidos cabalgando sueños.

pintura de héctor

Narración del Cuento y al final un Comentario del Relato Corto:

Podcast en ivoox

Comentario Adicional sobre el cuadro que ilustra el Cuento:

Comparte este tema en tus redes sociales


Acerca de Héctor Carlos Reis

Pintor, escritor, abogado, investigador del comportamiento humano. Realicé los estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires donde obtuve el título de Bachiller y en la Universidad Nacional de Buenos Aires, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales me recibí de Procurador y de Abogado. Publiqué colaboraciones en la Revista "Todo es Historia" que dirigía el Dr. Félix Luna en los Nos. de diciembre de 1986, en enero, febrero, abril de 1987. Soy autor de novelas, de ensayos, de libros cinematográficos y de relatos cortos. Como mejor síntesis el doctor Félix Luna en su revista "Todo es Historia" Nº 235 de diciembre de 1986 al presentarme utilizó las siguientes palabras para definir mi método: "El doctor Héctor Carlos Reis es abogado, pero sus inquietudes exceden en mucho el marco de su profesión. Ha incursionado en diversos campos de la ciencia y demuestra una notable capacidad para relacionar circunstancias que, siendo aparentemente inconexas, definen procesos de una neta significación. TODO ES HISTORIA ha encargado al doctor Reis la sección que se inicia en esta edición." Estudié dibujo y pintura y actualmente pinto intensamente.

Una respuesta en “Ejemplo 1 de Relato Corto. Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.