la calumnia

Poner en duda la información

El primer punto importante para aprender a pensar, razonar o motivar nuestras capacidades cognitivas (lo relacionado con el conocimiento) es dudar de la información que recibimos. ¿Esta información es verdad o mentira?

Tanto si se trata de una persona que nos informa acerca de algo, o es un medio de comunicación oficial o independiente, o se trata de nuestro mejor amigo, o quizás es alguien que al mismo tiempo nos está pidiendo algo, no debes aceptar la información como verdad directamente. Sean las circunstancias que sean, sin excepciones, lo primero que podemos hacer es plantearnos si lo que nos están diciendo es verdad o mentira. Los mensajeros pueden perfectamente haber sido engañados y creer que dicen la verdad absoluta.

Si aceptamos las informaciones que recibimos directamente como verdades, nuestra mente no activa el pensamiento. Al hacer esto, la información se procesa, se acepta y pasa a nuestra memoria directamente. ¿Queremos tener esa información que puede ser falsa sin habernos cuestionado su veracidad?

mentiras de la historia
La calumnia de Apeles es una obra pictórica de Sandro Botticelli realizada en 1495.
Ver en Wikipedia el tema del cuadro

El hombre miente desde que es hombre

Es decir, el Homo sapiens, que tan maravillosamente desarrolló el lenguaje y sus capacidades de comunicación con los otros seres humanos, desde que su mente fue capaz de concebir ideas abstractas y conceptos, también fue capaz de modificar estos conceptos, transmutar sus percepciones y metamorfosear la información. ¿Por qué? En un principio nace de las propias emociones humanas. Un ejemplo :

Imagínate a un hombre primitivo, el hombre de las cavernas, y de repente llega un niño y le dice que acaba de ver el monstruo más terrorífico que jamás haya existido. El hombre se pone en pie y toma sus armas para hacerle frente. Cuando llega ve con asombro que se trata de un dromedario.
¿Qué le ha pasado al niño? El niño no sabía lo que era un dromedario, era la primera vez que lo veía y su miedo exageró la información percibida.

El miedo genera mentiras

Primeras causas de por qué el ser humano es tan mentiroso: el miedo que siente. El miedo impide el buen funcionamiento del pensamiento racional.

Un caso ejemplar ha sido esta pandemia de coronavirus: Infinidad de mentiras de todo tipo han sido aceptadas y reenviadas a sus contactos por las personas que al sentir miedo bloqueaban su capacidad de razonamiento, estresándose inútilmente e informando a otros de mentiras que ellos mismos habían creído.

La ambición genera mentiras

Otra causa muy arraigada en la generación de una mentira es el poder sacar provecho de ello. Si al decir una mentira yo logro algo para mi, entonces miento y lo consigo.

Desde los tiempos más remotos, existen infinidad de ejemplos recogidos en la historia de la humanidad donde los gobernantes han mentido para lograr el poder que anhelaban. ¿Y nos sorprende que los políticos mientan? Es lo más normal del mundo pues siempre lo hicieron.

Las mentiras forman parte del transcurso de la historia porque la gente las acepta sin tomar el tiempo de verificar. Este gran error es lo que ha hecho que no avancemos como civilización y como especie.

Un ejemplo de mentira muy útil en la historia de la humanidad : ¡Son caníbales!

  • Durante los siglos II y III d. C., los romanos decían de los cristianos que eran caníbales.
  • Con el cristianismo implantado, los cristianos acusaban a los paganos, a los judíos y a los supuestos herejes de canibalismo ritual.
  • Con el descubrimiento de América, los descubridores acusaban a los pueblos indígenas de caníbales.

¿Tu qué piensas? ¿Eran caníbales?

Acusar a alguien de caníbal ya no está de moda pero aunque nos parezca increíble es una mentira que se utilizó mucho a lo largo de la historia por nuestros antepasados.

Para despedirme de este artículo te invito a conocer el Acertijo “Los misioneros y los caníbales”.



Saturno devorando a sus hijos, de Francisco Goya

Comparte este tema en tus redes sociales


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *